MARTES 7 DE OCTUBRE

El equipo de elmundoen2cv se reúne de nuevo en París.

Miguel y yo venimos desde Ornavasso (Italia), mientras que César y Evan lo hacen desde Toulouse. Nosotros unos 1000 Km. Ellos unos 650.

El camino se nos hizo pesado esta vez. Tanto que a 80 Km de París, en un pequeño pueblo llamado Provins,

jorgino-063.jpgdecidimos parar a dormir. Elegimos el parquing PÚBLICO (esto es importante) de la estación de tren. Entramos en el parquing y paramos el coche en uno de los numerosos sitios vacios. Bien, pues en ese momento otro coche paró con las luces largas puestas, atrás de nosotros a tan solo unos centímetros. El coche nos impedía cualquier movimiento y nos cegaba. Casi me cago. De pronto cinco tios enormes nos deslumbraban con linternas y golpeaban en los cristales mientras trataban de abrir las puertas del coche. ¡Police! ¡Police!…. Este grito no me tranquilizó, todo lo contrario.
Maleducados. Brutos. Violentos. Así eran. Nos gritaban en francés y por supuesto no entendíamos ni papa. Comprobaron los papeles del coche y los nuestros. Abrieron la caja fuerte del coche y desmontaron el volante. Abrieron un montón de bolsas y nos cachearon de arriba a abajo. No estábamos haciendo nada y aún así lo hicieron. Pero es normal. Pueden hacerlo. Son la AUTORIDAD. Y nosotros ¿porqué no? SOSPECHOSOS. Al pobre Miguel incluso le tocaron los huevecillos. A mi no. Soy Sospechoso pero no tanto. Así es la vida.
Nos molestaron durante unos 20 minutos y al no encontrar absolutamente nada ilegal se fueron, por supuesto, sin recoger lo que habían tirado. Recogimos nuestras cosas, comprobamos que no nos habían robado y tras reirnos durante un buen rato de esos descerebrados nos pusimos a dormir. ¡Buenas noches michi! ¡Buenas noches neno!

Dormimos como pudimos y tempranito hacia París. Habíamos quedado alas 12:00 bajo la torre Eiffel con el equipo de Napoleón y teníamos el tiempo muy justo.
Llegamos a París sin gasolina y como pudimos aparcamos cerca de la catedral. Yo me fuí en busca de gasolina con una garrafa de agua de 5 litros y un pequeño libro de iconos en donde estaba dibujado un dispensador de gasolina. Miguel se quedó en el coche controlando todo el equipo.
Bien, pues cuando encontré la maldita gasolinera, el hombre que allí trabajaba me informó de que era ilegal transportar gasolina en un recipiente transparente y no me quedó otra que comprar uno opaco de 3,5 litros por 12.50 euros. Me dijo que era por miedo a los cócteles molotov. ¡Manda carallo! Osea que si llevas gasolina en una botella de agua es para quemar o a algo o a alguien. ¿Esto es lo que llamamos “país civilizado”?

Estábamos en la torre Eiffel a las 12:40 y alas 16:00 teniamos una reunión con J. Sèguéla ( Uno de los dos franceses que dieron la vuelta al mundo en 2cv hace 50 años. Publicista. Vicepresidente de HAVAS. Y  según el taxista que nos llevó hasta él, una de las personas más importantes de Francia). Los 6 estábamos en perfecto estado y teníamos un rato para contar anécdotas.

Después os contaré como fué la reunión.  Un bico.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: