Miércoles 2 de Febrero

Me debí portar bien en el Fin del Mundo por que a la vuelta, todo lo que un día fue infierno se vistió de paraíso para hacerle la ola a Naranjito que a paso demasiado ligero (una de las llantas no vivió para contarlo)  y con los faritos bien atentos se comió  el malcamino de tierra consiguiendo que esta vez a la hora de cruzar el Estrecho, el capitán  como recompensa, lo pusiese   en primera fila  delante de un grupo de ovejas muy avanzadas para su edad.

img_5036

img_5043

Hasta Piedra Buena llegué y dormí en un camping dominguero tras la negativa de la estación de servicio ya entrada la noche.

Por la mañana solucioné  el tema “neumáticos” colocando un par de cámaras   en una gomería familiar y tras revisar la pequeña pérdida de aceite aún presente con el ex-mecánico oficial de Citroen, decidí pasar a visitar a un par de bonitas personas de las que Oskar y Lola me habían hablado más al Sur del Sur en la Hostería del Parque Nacional Monte León.

img_5044

img_5045

img_5047

Allí Juan y Silvia, tras una comida de las que duran horas e inspiran vidas,  me invitaron a pasar una noche en el antiguo gallinero  y yo acepté  con ganas y de corazón.

Pese a que  el lugar es mágicamente tranquilo lo mas increíble de este parador inglés de principios de siglo xx perfectamente conservado son sus propietarios y permanentes inquilinos (no viven como todos pensarían en una de las lujosas habitaciones de la casa si no en un carro de chapa que antiguamente se usaba para la construcción y mantenimiento del cerco).

Al pasar un rato con ellos inmerso en su simple pero completísimo estilo de vida sana  uno se da cuenta no solo de que el amor  sí existe si no también de que éste se puede tocar , ver, escuchar e incluso comer.

img_5050

img_5059

Me despedí de los perrosalejapumas y de la pareja de moda en los Mundos de Naranjito con la boca llena con un millón de gracias y de nuevo me deslicé por la aburrida y recta Ruta Nacional  3  mirando al Norte.

img_5061

Me topé con algún que otro pintoresco lugar (a los argentinos les encanta el ser los mejores, los únicos o los primeros en cualquier cosa),

img_5064

con un par de empujones amigos (parece que el Dr. Hofmann pasó por aquí antes que yo),

img_5067

con varias colonias de lobos marinos,

img_5071

img_5075

img_5070

con costas  bellas      y amplias,

img_5078

con atardeceres coloreados a mano,

img_5079

con incomodos e improvisados hogares  al costado de la ruta,

img_5083

desiertos de arena blanca,

img_5084

chalets en primera linea de playa,

img_5090

img_5096

ciertos momentos de vértigo,

img_5102

autoestopistas  con el corazon  grande, lindo  y marcado al fuego que llegan tarde (o demasiado pronto) al trabajo

img_5104

picnics   a la parrilla,

img_5109

y muchas otras sorpresas hasta que un mail del Mehari Club de Necochea me invitó a conocer su ciudad y su playa. Cambié la hoja de ruta, actualicé el GPS con un tachón y volé volé y volé ……..

Anuncios
2 comentarios
  1. MANU dijo:

    “…uno se da cuenta no solo de que el amor sí existe si no también de que éste se puede tocar , ver, escuchar e incluso comer”

    Que grande eres Jorge!

  2. cris dijo:

    ..sí,como fluye tu verborrea, se nota que estás por Argentina, todo se contagia, no? Sigue disfrutando Jorge, un abrazo!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: