Martes 10 de Mayo

Justo antes de salir de la ciudad de Puno, a orillas del Lago Titicaca, me encontré de nuevo con aquel locolindoitaliano que recorre América en Vespa y con el que compartí poco más de tres o cuatro fotos en La Quebrada de La Concha en Argentina meses atrás.

Esta vez y después de charlar un buen rato sobre planes a muy corto plazo decidimos hacer unos cuantos Kilómetros juntos y a nuestro ritmo.

Tanto llamábamos la atención que la policía no tardo ni 5 minutos en venir a curiosear llevándose la peor parte mi compañero Ilario por estar este más a su alcance. Gracias a que teníamos todos todo en regla después de unas cuantas preguntas típicas y de mostrarles el motor de Naranjo, pararon el tráfico y pudimos escapar con una gran sonrisa de enfado en la cara.

Tú me adelantas,

yo te adelanto,

tú me saludas,

yo te hago una foto y así durante todo el día.

Si os digo la verdad, nos lo pasamos de carallo. Yo personalmente cada vez que veía a esta cómica pareja por alguno de los ángulos que ofrece Naranjito me cagaba de risa (esta frase es un recordatorio a mi querida Argentina).

Es bonito sentir que uno no esta solo en esto, que somos muchos los “locos”.

La primera localidad en la que paramos fué Pukará, famosa por su cerámica y también por su obsesión con el toro; lugar donde Naranjito y yo cumplimos los 80000 Km juntos, que se dice pronto.

Tras Pukará vino el paso de La Raya a 4335 m.s.n.m. acompañado de un espectacular Arco Iris que sin previo aviso nos presento a la Madrecita Luna.

Para pasar la noche al resguardo de la pesada niebla decidimos acampar debajo de un trailer en una gasolinera a escasos kilómetros de Racchi, localidad que visitamos a la mañana siguiente haciéndo incapié en las ruinas del Templo de Wiracocha, el primer sitio arqueológico inca que visito en profundidad, y que por supuesto hizo que quisiera más.

En Tinta paramos para conocer la historia de Tupac Amaru y su revolución …

…y el puente colonial de Combapata …

… antes de llegar al plato fuerte de la jornada en Machu Pitumarca. Unas ruinas Incas apodadas como “El Segundo Machu Pichu de Perú”.

Antes de llegara Cuzco paramos en la Iglesia de San Pedro para fotografiar sus famosos frescos por los que esta Iglesia es conocida como “La Capilla Sixtina de América”.

Por último y para siempre decir que desde el día de hoy me considero un enamorado de las culturas inca y preincas de Perú. ¡Cuantísima información en tan solo dos diías!

Anuncios
2 comentarios
  1. Manuel Merelas dijo:

    Es verdad…hay que estar alli para entenderlo y sentirlo…saludos

  2. Simbad el marino dijo:

    yo tb soy un enamorado de lo inca abrazo jorge!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: