Domingo 15 de Enero

Finalmente conseguí que un capitán francés aceptase mi escaso presupuesto y me llevase a Panamá  en un viaje de 4 días atravesando el archipiélago de San Blas.

Menudo viajecito!

Partimos un simpático grupo de piratas de agua dulce entre los cuales la medalla de oro se la llevó David, un simpático “chocolate suizo” que se paso los dos primeros días pegado a la borda y rechazando todo aquello que entraba en su organismo y que al tercer día protagonizó la anécdota del viaje al ser arrastrado al agua por una ola de 6 metros que atravesó el barco en una maniobra rápida para intentar esquivar un coral que el GPS no marcó.

De repente se escuchó: “Hombre al aguaaaaaaaaa” y el pánico (y la risa) se hizo dueño del velero. Se le pudo rescatar gracias a la fuerza de uno de los viajeros que había pertenecido durante años a las fuerzas armadas estadounidenses y que en otra ocasión rescato al tonto del cocinero de una muerte segura cuando este (sin saber nadar demasiado bien) decidió echarse a nadar  en sentido contrario a la dirección del barco perdiendo los nervios y las fuerzas a la tercera brazada.

La verdad que fue un viaje de locos el que me llevó  a Panamá.

Los delfines decidieron aparecer y navegar por unos minutos junto a nosotros y el capitán, ya en tierra firme, nos deleitó con carne en salsa de cebolla y unas langostas en salsa de ajo que nos trajeron al bote los indios kuna  cuando vinieron a cobrar el pequeño y más que justo impuesto por visitar sus ya escasas tierras.

Pero lo peor de todo fue el día escaso de navegación entre las islas de san Blas y el puerto de Portobelo en Panamá. Las olas crecian y crecian y el barco se movía y se movía más a cada minuto. El primero en ponerse el chaleco  salvavidas fue el “chocolatre suizo”, le seguí yo, y después de mi los dos “alfajores argentinos” que sin pensarlo dos veces se encerraron en  el camarote para suplicar a los dioses de la Mar un poco de benevolencia.

Por suerte me equivoqué y no nos hundimos en mitad del Mar Caribe. Pocas veces en mi vida me sentí tan vulnerable. Qué miedo pasé!

 

Después de semejante e  indescriptible aventura, los cuatro magníficos, David, Pedro, Dani y yo pasamos un día juntos en Panamá Ciudad antes de continuar cada uno con su camino y con su viaje.

Es la primera vez en estos tres años “y pico” de viaje que me hago un regalo semejante y sinceramente mereció la pena.

5 días entre “animales acuáticos y risas.

¿Qué más se puede pedir?

Anuncios
7 comentarios
  1. anton boedo dijo:

    otra gran historia de con 2 cojones y 1 citroen!!! saludos a naranjito cuidate y disfruta!!!

  2. CARLOS HUMBERTO PLATA SEPÚLVEDA dijo:

    Manito, con lo que escribió creo que es justo para imaginar lo que vivió, eso es lo bueno de lo que escribe, que con pocas palabras dice tantas cosas que nuestra imaginación sale a flote para seguirlo en su viaje e incluso, acompañarlo en la angustía que sintió, lo digo yo que vi con mis propios ojos como los nervios se apoderado de usted momentos antes de subir al parapente!! Definitivamente lo acompaña una fuerza insuperable que donde llega y donde esté hay siempre alguien que quiere sacar provecho de esa fuerza y contagiarse de su energía. Tendré que decirle que se le recuerda con cariño? y que desde estas tierras constantemente estamos enviándole fuerzas para que su camino siga lleno de aventuras y tranquilidad? Creo que no! Un abrazo amigo mio.

  3. JOrgito!!! qué aventuraza!! veo que estás bien pero y Naranjito?? cómo la pasó?? un besazo y buena ruta amigo!!

  4. Hayle Selasse dijo:

    Jorge,hermano veo q has pasado la prueba q Jah t ha puesto en tu camino, celebramos q hayas llegado sano y salvo sin que la ballena q se comió a Jonas ni el Leviatán hayan podido con el Leon de Judá.

    Ha sido una prueba que t ayudará a entender lo que sufrieon los millones de esclavos que fueron arrancados de África, nuestra madre y puestos en barcos para ser vendidos en las plantaciones de América. Lo q tuy has sufrido en unos dias ellos lo sufrieron durante dos meses a veces hacian escalas para ser vendidos en Cavo Verde o São Tomé, imaginatelo, a ti se te hizo duro y estavas acompañado de amigos, imaginate a nuestros hermanos arrancados de su tierra, de sus familias… Fue una prueba muy dura.

    Pero Jah es miserecoridoso, acuerdate de Isaac y su padre, nunca dudes de él. En la Comunidad pensamos en ti y rezamos para que tu y narangito lleguéis sanos y salvos a nuestra tierra sagrada del Hijo de Salomón y la Reina de Saba.

    Lleva alta tu Corona Binghiman! Siente el Irie, nuestro Pacto con el Negus es inquebrantable, la Repatriación a Zion se acerca.

    Fuerza León de Judá!

  5. Paula dijo:

    Que viajecito de locos ! Ahora a disfrutar de Panama !!! Mucha luz enviada desde Bs As. Besos para vos y para naranjito.
    pd: Espero ansiosa nuevas aventuras.
    Pau.

  6. Manuel Merelas dijo:

    Que buenas fotos….las playas iguales a las de aqui….un saludo..

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: