Martes 12 de Junio

 

En el viaje hasta Df, con el pequeño incidente de los pedales, Naranjito me quiso decir lo cansado que estaba pero yo de nuevo no lo entendí.

Este problema de comunicacion existente en todas las parejas del mundo mundial, termino en catastrofe cuando ya entrando en la estresante y contaminada capital de la Nacion Mexicana, en el carril del medio de la colapsada carretera Viaducto, escuché un alarmante pum pum pum pum PAAAAAM!

Mi primera reaccion fué cagarme en lo alto y la segunda bajarme a empujar. A unos 50 m del lugar de la avería conseguí parar el coche en el arcen y comprobar cual había sido el origen del desagradable grito. Una de las bujias habia saltado llevándose consigo la rosca y toda mi energía.

Hice señas a los coches que pasaban (cientos y miles y millones así  a ojo) para ver si me dejaban hacer una llamada a mi superhéroe Anton, pero todos hicieron caso omiso a mi reclamo de agitar a gran velocidad el trapo sucio con el que chequeo el aceite cotidianamente.

Pasaron como unos 5 minutos y de repente una patrulla de tráfico paso por el lugar sin la intencion de parar. Me miraron y cambiaron de direccion la vista rápidamente. Se intentaron hacer los despistados pero por suerte pegué  un grito totalmente exagerado. Pusioeron el intermitente a la dcha., aminoraron la velocidad y pararon justo delante de mi.

No eran la clásica pareja de poli bueno poli malo a la que estamos acostumbrados desde que Hollywood invadio nuestros hogares. Estos eran los dos tontos del culo. Segun ellos no me podian ayudar. Saqué   una cuerda del maletero del coche, ate un extremo a mi chasis y con la peor cara posible le ofrecí   el otro al más gordito.

Protestaron un poco pero me sacaron de allí   sin demasiado esfuerzo. Me dejaron en una glorieta cercana donde no molestaba a los demás coches y desaparecieron. Pasaron un par de grúas pero los precios que me ofrecieron me parecieron fuera de lugar. Mientras tanto, Anton averiguaba en internet que Citroen no existía en la ciudad y yo me desesperaba más y más. La noche estaba a punto de presentarse. De repente, la misma pareja de policias aparece  de la nada con una grúa de la pública.

Aseguraron haberla encontrado por casualidad, pero yo ya sabía cual era el juego que me esperaba. Comenzaron con un precio tan alto como las privadas, y pese que sabía que una grúa pública en Mexico no debería cobrarme, acepté cuando llegaron al precio de 30 dolares americanos. Mi principal preocupacion era salir de allí antes de que fuese de noche. Su preocupacion, que no les diese el dinero delante de la cámara que trabaja desde lo alto de la grúa.

El caso, es que conseguí llevar el coche a un parking en el centro de la ciudad donde aparecio un pequeno diablo disfrazado de angelito de la guardia (o un angelito de la guardia disfrazado de diablo?) y gracias a el, a mi nuevo y gran amigo, Enrique Mujica alias “Joselito”, Naranjito pudo encontrar un hueco en la bodega de un tercer amigo hasta el final de la avería.

Víctor me cedio un hueco en su cochera y al tercer telefonazo dimos con Pepe, un mecánico de autos viejitos feliz de meterle mano a Naranjito. Con su ayuda y la de mis anfitriones me llevé el motor a una rectificadora donde en unos minutos le hicieron la rosca de la bujia y mi querido y valiente Naranja Rocinante volvio a la vida.

Sobre el “papel” parece un mero trámite, pero debido a que he estado un poco disperso en asuntos varios y personales,  esta operacion me llevo mas de dos semanas de ratitos e  idas y venidas.

La Ciudad más grande del mundo, al principio asusta. Te empuja, te escupe, te mira mal, huele a mil demonios! Pero después, cuando aprendes  a pasearla y a comerla, en definitiva cuando aprendes a vivirla, se convierte en un mounstruo que enamora.

La comida callejera abunda y no deja de sorprender sea cual sea la calle o el barrio por donde uno se mueve. Los monumentos, las plazas, los museos y su arte (sobre todo para mi la de un tal Diego Rivera) no permite jamás que el aburrimiento te alcance. Y sus cervezas con camarones y chile, su picante picante picante, y los paseos por los canales de Xochimilco con los buenos amigos te llenan de risas, costumbres y música por dentro de tal manera que hasta quiere uno dejarse el bigote de Cantinflas (y de Enrique) y gritar, !Andaleeeeee!

En definitiva, el mes que pasé en esta Garndisima capital mexicana fue sin dudas una experiencia maravillosa en muchos sentidos. Volví  a sentirme como en casa gracias a Gabi, Ahmed y mi querido Anton que me permitieron campar a sus anchas por el salon y el estudio de su casa y me trataron como un roomate más. Conocí a gente maravillosa de la cual aprendí  mucho en muchos aspectos de la vida y del trabajo, de la familia y de los sueños. Y me llevé  puesta una obra de arte del artista local Kraken que con mucho orgullo pasearé  allí donde me lleve mi Naranja Rocinante para poder decir que YO AMO MEXICO Y A SUS HABITANTES!

Un beso grande para Taniecita, Titas, Ahmed, Gabi y su hermosa familia, para Enrique, Toño y resto de Mujicas, para Víctor, para Kraken y para el resto de nuevos amigos que quisieron formar parte de nuestro sueño en esta maravillosa etapa….

…yo actualizo el GPS y me voy a USA!

 

P.D.: Peronar las faltas de ortografía pero casi me vuelvo loco con estos maleducados teclados “gringos”. El acento de la “o”, nunca lo encontré …

 

Anuncios
10 comentarios
  1. MANU dijo:

    Bestial tu foto con Naranjito, que buena cara los dos.
    Que solplo de aire fresco leer tus posts, gracias!
    Manu

    • Jorge Sierra dijo:

      Gracias a ti amigo!

  2. Carlos Humberto Plata Sepúlveda dijo:

    Definitivamente “al que le van a dar.. le guardan” que buen relato de México, indudablemente Enrique es el “personaje de la semana”, me alegra mucho que por fin se hayan encontrado y que varias de sus experiencias hayan sido impulsadas por semejante personaje. Algún día como se lo prometí a Enrique estaré allí, para poder disfrutar la magia que sus letras y fotografías logran calar en todos los que leemos esta página. Fuerza mano.. mucha fuerza, ya va terminando su recorrido, ya se siente el olor de la llegada. Disfrute USA. Un abrazo grande manito.

  3. Fabio Mantilla dijo:

    Animo Gigante de las Vías del Mundo, un fuerte abrazo !

    • Jorge Sierra dijo:

      otro abrazo Fabio!

  4. Jose Fernando dijo:

    !Buen Jorge!
    Mi nombre es Fernando, hijo de José Figueroa(Pepe), el mecanico de la CD. de México. Solo queria desearte de parte mia y de mi padre la mejor de las suertes y que acabes super bien el recorrido en las manos del poderoso naranjito.
    Sin mas, espero que estes muy bien. Saludos.
    JF.

    • Jorge Sierra dijo:

      gracias a vosotros amigos. un muy fuerte abrazo desde Austin, Texas!USA!

  5. Victor Perez dijo:

    … le das un sabor tan especial a Mexico con tu manera de describirlo, que quiza sea por eso que no me atrevo a dejarlo !! Sera por eso !?!?
    Recibe un fuerte abrazo y buen camino en tooooodo tu recorrido.

  6. Manuel Merelas dijo:

    Tremenda foto la tuya con naranjito…perfecta para una camiseta, tomala en cuenta..que bueno tu visita a la casa de Frida Kahlo …su museo..saludos.

  7. Maryzabel Cárdenas Ávila dijo:

    Mojica! que gran personaje, tengo la fortuna de conocerlos a uds dos, y siguen siendo inspiración, hay que rodar en esta vida!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: