Domingo 15 de Julio.

El breve paso por la ciudad de New Olreans  me mostró una cara más del enorme país norteamericano.  En ella, negros y blancos conviven casi sin tocarse en sus diferentes barrios donde  juegan a mantener sus culturas nativas vivas.

Es sorprendente ver como tras varias generaciones compartiendo el mismo suelo y el mismo cielo, las mismas colas, los mismos restaurantes de comida rápida y  problemas de sobrepeso, todavía puede uno estar en territorio de unos u otros dependiendo de la calle que camine en la gran urbe. Y es increible e intolerable también, en cualquier caso, saber que esta distinción es consentida y hasta estimulada por el todavía racista cuerpo de policía.

Los negros, con  sus sonoros instrumentos de viento alegran los paseos en el downtown, bailan ritmos pegadizos en grupos bien formados a la entrada de ciertos bares y restaurantes y los ninhos de procedencia más humilde crean ritmos  acelerados golpeando las latas aplastadas y atadas  a sus zapatos  contra el asfalto.  Mientras tanto, y en cualquier otra parte, no muy lejos de allí, quizás a una o dos calles, los blancos hacemos  cosas de blancos.

No quiero que parezca que no me gustó la ciudad. Por lo contrario debo decir que me encantó. Es un lugar mágico, único, especial. Ni que prefiero un color a cualquier otro. Todos sabeis  que  no es así.

Durante los días que por ella levité, me sentí felizmente fuera de contexto en muchas ocasiones en las que me vi rodeado por una amigable cultura afroamericana moderna. Disfruté de sus escandalosos bailes y de sus acaloradas y exageradas discusiones. De la búsqueda de caimanes por los pantanos y también del ataque indiscriminado de aquellos insectos desconocidos cuando ya Casey y yo desistiamos de encontrar alguno de  los grandes lagartos. Me gustó por supuesto celebrar sobre una pedaleta la gran fiesta del 4 de Julio, perderme los famosos fuegos artificiales por un interminable e inesperado atasco y como no, el conocer un poco más a fondo el desastre de aquella turista caprichosa de nombre Katrina.

Pero llegó con el paso de los días el momento de partir y partí.

Dejé atrás esta ciudad que tanto le gusta a mi buen amigo Edu(K2).

Atravesé despacio pero deprisa los estados de Mississippi, Alabama y Georgia para parar en South Carolina, en la ciudad de Charleston, en casa de unos ya buenos amigos.

Acampé. Esquivé gigantes de 4 y 6 ruedas y crucé cientos de puentes imposibles. Una aranha me picó en la pierna quitándome el suenho por toda una noche y por fin, de la mano de Efrain, “Bela”  y de sus roomates Larissa y Toro, saludé a mi gente desde el otro lado del Océano Atlántico, un momento realmente especial para mi.

Parece que por fin se acerca el momento de embarcar de nuevo a mi companero naranja hacia un puerto allí al otro lado, y coneguir cerrar otro ciclo importante de este suenho que ya es vuestro también.

Me siento contento y tranquilo. Entre amigos, hablando castellano, riendo con historias de viajes, y comiendo helado tailandés frito. Con los mapas  de Washington y de New York encima de la mesa y el google trabajando a fondo.

Ya queda menos queridos lectores. Ya queda menos…

Anuncios
10 comentarios
  1. CARLOS HUMBERTO PLATA SEPÚLVEDA dijo:

    Manito, ya casi como bien lo señala, ya casi termina este sueño de varios años, que indudablemente disfrutamos todos. Mucha fuerza mano y que todo siga de mil maravillas. Un abrazo.

    • Jorge Sierra dijo:

      Gracias manito. te abrazo desde la distancia. y a tu esposa tambien. Gracias

  2. Ke grande eres jorge,tefelicito db dcr maravilloso viajar,staba rebisando el blog desd el celular pero como cuesta

    • Jorge Sierra dijo:

      Un placer el haberos conocido Luis. Un fuerte abrazo a la familia de Rio Celeste en Costa Rica.

      Jorge

  3. Wilman dijo:

    Solo es capaz de realizar los sueños el que cuando llega el momento sabe estar despierto (Leon daudi)

  4. DAVID GUERRERO dijo:

    jorge te mando todas las energías positivas necesarias desde cuenca – ecuador (tal vez recuerdes esta pequeña gran ciudad) fuerza jorge sigue adelante no dejes que los gringos te quiten las fuerzas…..

  5. Manuel Merelas dijo:

    Realmenrte me gusta mas comentar por tu blog…se vive mas tu viaje, la diferencia es que tardas mas en publicar pero no importa uno espera, esa es la idea…me gustas estas fotos..un lugar que se mantiene en el tiempo y en lo referente al tipo de vida es que las dos culturas les gusta esa manera de vivir..juntas pero no revueltas…eso no cambiara…si no dejaria de ser lo que fue y lo que es. Un saludo y en espera de tus proximas publicaciones.

  6. Hola
    Me llamo Sandra y tengo un directorio web. Me ha encantado tu blog! Tienes unos post muy interesantes y divertidos de tus viajes y nuevos paisajes!. Buen trabajo, por ello me encantaría contar con tu sitio en mi directorio, para que mis visitantes entren a tu web y obtengas mayor tráfico.
    Si estás de acuerdo házmelo saber.
    PD: mi email es: montessandra37@gmail.com
    Sandra.

  7. kuki dijo:

    grandeeee hermanooo!!!
    abrazos porteños para vos che!

    kuki

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: